La estafa de los instaladores

51 viewed

pic magazine 266 Tras estudiar y seleccionar a su víctima, los estafadores se presentan en el domicilio diciendo ser instaladores de la empresa suministradora o técnicos del ayuntamiento, o de la comunidad autónoma. Vestidos con ropa de trabajo para engañar a la víctima, la alertan de una posible avería en la instalación y de su urgente revisión y reparación.

Este tipo de estafa suele ser perpetrada por dos individuos, que juntos acuden al domicilio. Mientras que uno de los estafadores hace como que repara la supuesta avería manipulando nuestra instalación, el otro aprovecha la situación y el despiste de la víctima para sustraer algún objeto de valor de la casa. Tras hacerle creer a la víctima que han reparado el aparato, los estafadores extienden una factura falsa que debe ser abonada en el acto y en metálico. En algunos casos, pueden llegar a pedir un número de cuenta bancaria o incluso una tarjeta de crédito y su respectivo código PIN para, posteriormente, sustraerle el dinero.

Posibles víctimas

Las personas mayores suelen ser las víctimas preferidas de estos estafadores, siendo presionadas para que realicen la reparación, de lo contrario recibirán algún tipo de sanción económica y estarán poniendo en peligro la vida del resto de vecinos de la finca.

¿Cómo evitar caer en la trampa?

Para evitar ser víctima de este tipo de estafas, se recomienda no abrir la puerta a ningún supuesto instalador o inspector que no haya contactado previamente con usted, o no conozca. Mediante aviso previo, la empresa suministradora hace saber con suficiente antelación de la llegada de un trabajador a todos los miembros de la finca, ya sea mediante un aviso impreso, por vía telefónica o postal. En caso de recibir una visita inesperada, pídale al instalador que se identifique mediante su carné de la empresa y, en caso de duda, llame a la compañía y pida que le confirmen la visita del trabajador. En ningún caso debemos abonar la cantidad que se nos pide en efectivo, ni tampoco dar ningún numero de cuenta o tarjeta, ya que nuestra empresa suministradora ya posee nuestros datos bancarios y se encarga de cobrar la cantidad requerida por el banco.

Como suele ocurrir con muchas estafas, no todas las víctimas suelen denunciar o explicar a sus familiares lo ocurrido por vergüenza o por temor a ser ridiculizados. No caiga en engaños que los estafadores utilizan para presionarle, y no tenga miedo a decir "NO" y pedirle a la persona de la que desconfía que se marche de su casa. Recuerde que en caso de haber sido víctima de este tipo de estafa o de sospecharlo, no dude en llamar a la policía y denunciar lo ocurrido cuanto antes.